Uncategorized


Category filter:Allcold press juicesdetoxdieta antiflamatoriaestilo de vida saludaleHealth Coachjugos verdesNutriciónrecetasSalud HormonalUncategorized
No more posts
cassiano-barletta-79tvrMC-Ifc-unsplash-1280x1707.jpg

octubre 28, 2019by marcia
  1. Aceite de aguacate

El aceite de aguacate es ampliamente conocido por sus ácidos grasos, como el omega-3 y el omega-9. Este aceite es obtenido del fruto del aguacate y es utilizado ampliamente para darle un toque de suavidad a las comidas.

El principal componente del aceite de aguacate es el ácido oleico, también tiene micronutrientes importantes como la vitamina B, vitamina A y vitamina E. Estos compuestos presentan una importante actividad antioxidante que ayudan a prevenir el envejecimiento, también actúan disminuyendo el colesterol de baja densidad.

El aceite de aguacate es ideal para cocinar, pero no se debe pasar de su punto de humo porque pierde sus propiedades. Su punto de humo es de 520 °F

 

  1. Mantequilla clarificada

La mantequilla clarificada es otra opción de aceite saludable para cocinar. Su principal característica es la eliminación de la proteína de la mantequilla, esto lo convierte en una excelente opción para veganos e intolerantes a la lactosa.

La eliminación de las proteínas le confiere a la mantequilla clarificada importantes propiedades, su consumo es más fácil porque mejora la digestión, también permite conservarse mejor durante el tiempo.

Como todos los aceites saludables, se debe cuidar su punto de humo, en este caso no exceder de 480 °F

 

  1. Aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los aceites más consumidos en el mundo, es una de las mejores opciones de aceites saludables por su delicioso sabor y por sus beneficios sobre el sistema cardiovascular.

Su característica más especial es su capacidad de regular el colesterol, sus ácidos grasos esenciales ayudan a reducir el colesterol de baja densidad (LDL o colesterol malo), también contiene nutrientes importantes como vitamina E.

Otra función importante de esta opción saludable es su propiedad antiinflamatoria, siendo utilizado como tratamiento natural para la artritis y otros dolores musculares, no solamente como consumo sino como tratamiento tópico.

No se debe exceder de su punto de humo, en este caso: 425 °F

 

  1. Aceite de coco

El aceite de coco es una excelente opción saludable, a pesar de algunas controversias. Este se obtiene de la pulpa de los cocos y este contenido por 90% de ácidos saturados. La diferencia está en que estos ácidos grasos son de cadena media, la característica de estos acido grasos es que son enviados rápidamente al hígado para producir energía, evitando que se almacene como tejido adiposo en el cuerpo (como grasa abdominal).

Su consumo es muy amplio en los países asiáticos y también es ampliamente utilizado en el mundo de la cosmética.

Es importante no exceder su punto de humo para evitar perder sus cualidades, su punto de humo es: 365 °F

 

¿Cuales son los aceites no saludables que debes evitar?

Los aceites vegetales comunes como el aceite de girasol, aceite de soya, aceite de canola y aceite de maiz no son la mejor opcion debido a la forma de su procesamiento, ademas de no contar con los nutrientes mas optimos para la salud.

Estos aceites son extraidos por un proceso de refinamiento, donde son sometidos a altas temperaturas utilizando solventes químicos que pueden ser perjudiciales para la salud. El procesamiento a elevada altura desnaturaliza los componentes especiales de los aceites, teniendo como resultado altas cantidades de acidos grasos saturados, esto significa que tendrá menor beneficio antioxidante, además de ser perjudicial para la salud cardiovascular.


IMG_E7835-scaled.jpg

junio 15, 2018by marcia

Perder peso es algo mucho más complejo, no solo se trata de comida y ejercicio. Muchas personas cuando piensan en perdida de peso, piensan en una dieta a base únicamente de brocoli o vegetales, sin sabor y ademas, morir de hambre… Muchos se han sentido cansados, sin esperanza, probablemente sienten que su propio cuerpo los traiciona y creen haberlo intentado todo.

Para lograr una perdida de peso correcta y permanente, existen muchos otros factores que deben de incluirse en la ecuación final: factores hormonales, inflamatorios, emocionales y genéticos. Tu puedes influenciar todos estos factores, excepto el genético, sin embargo, este es el factor mas débil de todos.

Si tienes un sobrepeso o alto porcentaje de grasa corporal, probablemente tendrás un desbalance en tus niveles hormonales de Insulina, Estrógenos y Cortisol, por los que debes cuidar el consumo de azucares y carbohidratos, comer porciones pequeñas, disminuye el consumo de mucha proteína animal como carnes y pollo e idealmente de fuente orgánica, evita el uso de botellas de envases plásticos en casa y aprender a disminuir tus niveles de estrés.

La falta de sueño puede aumentar la sensación de hambre y la ingesta de alimentos, ademas de no tener claridad mental para escoger correctamente los alimentos. Es básico y necesario que tu cuerpo y cerebro descansen un mínimo de 7 horas diarias.

La mayoría de nosotros sufrimos con un desbalance en la flora intestinal como consecuencia de inadecuados hábitos alimenticios o el uso de medicamentos antibióticos y aunque suene extraño, esto puede afectar enormemente la pérdida de peso. Al sufrir, por ejemplo, de estreñimiento, muchas de las enzimas que queman grasa están inactivas y las señales que controlan el apetito se ven alteradas. Si sientes inflamación intestinal con frecuencia sería importante que inicies un programa para restaurar tu flora, toma probióticos naturales como Kombucha o Kefir y/o alimentos fermentados.

Al sufrir de sobrepeso, obesidad o alto porcentaje de grasa, tus células adiposas se encuentran inflamadas. Al iniciar un programa de perdida de peso es necesario ayudar a tu cuerpo a desinflamarse, toma diariamente jugo de jengibre o cúrcuma, aumenta el consumo de vegetales verdes, diminuye el consumo de productos altamente procesados y evita aquellos alimentos que provocan alergias o sensibilidad como gluten y lácteos.

Por último, si has sufrido un aumento de peso repentino o importante en un periodo corto de tiempo, es necesario que te preguntes: que ha pasado en mi vida últimamente? tengo alguna emoción que no he podido expresar?  algún sufrimiento? o alguna preocupación? Si has mantenido alguna emoción bloqueada, probablemente tu peso también se ha bloqueado!

Alimentación Consciente es Vida Sana!


BOWL1.png

mayo 18, 2018by marcia

El potencial de Hidrogeno (pH) indica si algo es alcalino (pH de 7 a 14) o ácido (pH de 1 a 7). Una dieta alcalina es aquella en la que consumimos alimentos que nos ayudan a mantener el cuerpo con un pH alcalino.

Nuestro cuerpo mantiene diferentes pH, en su mayoría es alcalino a excepción del estómago, la vesícula y el área íntima de la mujer, que se mantiene con pH ácido. Todos los alimentos, a excepción del agua, cuando se digieren tienen un efecto acido o alcalino en el cuerpo. No significa que su efecto depende del pH del alimento, sino que el alimento produce un pH específico en el cuerpo, por ejemplo el limón tiene un pH ácido pero en el cuerpo produce un pH alcalino.

El exceso de pH ácido en nuestro cuerpo puede llevarnos a la inflamación, dolores  musculares, nerviosos, dolores de cabeza, disminución del sistema inmune y susceptibilidad al desarrollo de virus, bacterias, así como células cancerígenas, diminuye la capacidad de producir energía, sufrimos de cansancio crónico y problemas en desintoxicar nuestro cuerpo. Existen otros factores que pueden hacer que nuestro cuerpo se acidifique como por ejemplo niveles de estrés muy altos, el temor, el rencor…

Un pH alcalino nos trae una amplia gama de beneficios como: control de inflamación, mejora la desintoxicación, promueve la salud intestinal y salud ósea, reduce la perdida de músculo, da vitalidad, protege contra enfermedades crónicas como hipertensión, aumenta la hormona de crecimiento la cual regula la fuerza muscular, la energía, el metabolismo de las grasa y los azúcares, la composición corporal, la memoria, y la función del corazón; mejora el metabolismo del magnesio, importante en la función de las enzimas activando el sistema inmune.

Según el Dr. Young, pionero en la Dieta Alcalina, deberíamos de consumir entre un 60%-80% de la dieta a base de alimentos alcalinos y únicamente un 20%-40% de los alimentos ácidos para nuestro cuerpo. La lista de los alimentos alcalinos es muy amplia, de forma resumida tienes todos los vegetales y hojas de color verde, remolacha, coliflor, tomate, dentro de las frutas tienes manzana, coco, uvas, melon, limón, fresas, mandarina, piña, pera, sandía, proteína de fuente vegetal como almendras, tofu, y condimentos como jengibre, ajo, curry, canela, polen de abeja, vinagre de cidra de manzana y jugos verdes.

Dentro los alimentos ácidos encuentras granos como maíz, lentejas, trigo, avena, arroz, frijoles, garbanzos, frutas como pasas, ciruelas, arándanos, lácteos como mantequilla y quesos, en su gran mayoría la carne animal, y todo tipo de azucares procesados, jarabe de maíz y aspartame.

Lo mas importante de recordar es: En la vida el equilibro es la clave!!!


¡Suscríbete a nuestro boletín!